TheParty_SallyPotter

En estas fechas de reuniones infinitas, de juntarse con familia, amigos, compañeros, etc hasta la extenuación, viene bien relativizar nuestro drama echando un vistazo a algunas historias sobre cenas en las que las cosas no salieron como se esperaba. 

1. El Ángel Exterminador, Luis Buñuel, 1962

El Ángel exterminador

Si una cena de compromiso puede hacerse ya larga, imagínate si una fuerza invisible te impidiera salir del comedor durante días. Ese es argumento, de El Ángel Exterminador, una cinta en la que Buñuel se propone desenmascarar las miserias de la alta burguesía al estilo Supervivientes. 

2. Celebración, Thomas Vinterberg, 1998

La madre todos los dramas familiares y una de las piezas clave del cine dogma de los noventa. Que mejor momento para confesar que tu padre os violaba a tu hermana y a ti que un brindis en evento en el que toda la familia se ha reunido para celebrar su cumpleaños. Lo que sigue es una historia desgarradora llena de hipocresía y dureza.

3. The Party, Sally Potter, 2017

Una reunión de viejos amigos en torno a una buena noticia, qué podía salir mal, todo. Un abanico de personajes muy ecléctico en el que nos encontramos desde un hippy, a una política idealista, pasando por un lobo de las finanzas, con un reparto excepcional en el que destacan Kristin Scott Thomas, Cillian Murphy, Bruno Gantz y una siempre efectiva Patricia Clarkson. Sally Potter consigue convertir una auténtica cascada de dramas en una comedia dinámica de estilo teatral, en la que el ritmo y la crudeza de con la que está tratada la historia hacen que no quieras despegarte ni un momento de la pantalla, algo que es ya casi imposible.

4. La invitación, Karyn Kusama, 2015

Que tu ex te invite a una cena con todos vuestros antiguos amigos debería de ser ya una alarma, pero si no lo es, una cena llena de extraños detalles de los que nadie parece darse cuenta será suficiente para llevar al protagonista a un comportamiento psicótico que nos guiará hasta un desenlace macabro en el que nadie está a salvo. Un título imprescindible para los amantes del buen cine de terror que tanto escasea. 

5. Un cadáver a los postres, Robert Moore, 1976

Un excéntrico millonario invita a cinco reconocidos investigadores a una cena en la que el postre no será ni más ni menos que un asesinato. Un reclamo infalible para los egos de estos personajes interpretados por Peter Sellers, David Niven, Peter Falk, James Coco y Elsa Lanchester.  Un reparto excepcional con el que la comedia está más que asegurada que nos llevará a una parodia descabellada de las populares sagas de detectives de la época. Acompañados de un servicio disfuncional, con un memorable Alec Guinness  como el mayordomo ciego y Nancy Walker como la cocinera sordo muda, y un inusual Truman Capote interpretando al oscuro millonario. Con un guión firmado por el famoso guionista y dramaturgo Neil Simon es una de esas comedias  cargadas de gags y momentos gloriosos que nunca envejecen.

Ahora pensar en tu cuñado contando chistes parece un paseo en barca. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.