Ricky Gervais

La relación “tóxica” entre el actor, cómico, director y guionista inglés Ricky Gervais y los Golden Globes comienza en 2010. Parece que a la HFPA le gustó la fórmula porque volvieron a proponerle presentar la gala en 2011, 2012, 2016 y también en 2020. En cada ocasión Gervais se ha plantado, cerveza en mano, delante de la élite Hollywodiense para ponerles en su sitio a golpe de humor ácido y sarcasmo.

Según Gervais, la de ayer será la última, y aunque ya ha dicho esto en otras ocasiones esta vez dio la impresión de que iba en serio porque el nivel crítico de su speech inicial fue de quedarse a gusto para no tener que volver.

 

 Cinco galas dan para mucho

Su primera vez como host en 2010, sentó las bases de esta longeva relación que tal vez acabe este año: yo me rió de vosotros y vosotros hacéis como que os hace gracia y no os ofende, o por lo menos lo intentáis. En esta ocasión, Ricky, hizo un análisis muy satírico de la importancia de los actores en el mundo real, insinuó que los Golden Globes se podían comprar y llamó borracho a Mel Gibson por primera vez, entre  otras maravillas que podéis ver en este video.

En 2011,  siguió encanjando bromas a muchos de los asistentes y presentadores de premios de la gala y a las películas nominadas, principalmente a The Tourist, que obviamente no merecía estar ahí. La mayor agitación se produjo cuando habló de dos cienciólogos gays, no le hizo falta decir nombres. Esta vez a Mel Gibson lo llamó antisemita, creando así una entrañable tradición.

La de 2012 fue probablemente la más floja, pero no faltaron momentos divertidos como cuando le pregunto a Johnny Deep si había visto The Tourist, obviamente la respuesta fue no. Este año la HFPA le prohibió hablar de Mel Gibson, lástima.

Después de tres años, en 2016, Gervais volvió al espíritu de la primera con un monólogo más dinámico y divertido que el de los dos años anteriores. De primeras mandó a callar a la audiencia y les llamo basura, depravada,  traga pastillas. A partir de ahí, todo vale. 

Ese año que Jennifer Lawrence reclamó saliros igualitarios para las actrices, diciendo que el iba cobrar lo mismo que Tina FayAmy Phoeler, y de lo baratas que iban a salir las nuevas versiones femeninas de Los Cazafantasmas y Ocean Eleven con un reparto femenino. 

También era importante recordar a los actores que a nadie le importa el premio nada más que a ellos y que no monten dramas cuando los cojan porque a nadie le interesa, efectivamente alguien tenía que decirlo.

Sin embargo esta gala tuvo un momento clave, reencontrarse con Mel Gibson. Después de volverle a llamarle borracho y antisemita, Gervais le hizo una pregunta que el público no pudo oír, “Wtf does Sugar Tits even mean? Haciendo referencia al escándalo protagonizado por el actor en 2006. Mel Gibson fue detenido por la policía por conducir ebrio, llamó “Sugar Tits” a una agente y dijo que los judíos tenían la culpa de todas las guerras. Lo que se llama tener muy mal beber. 

Lo más chocante de volver a ver esta gala es la presencia de Harvey Weinstein en el público. En 2017 varias actrices lo acusaron de violación y acoso sexual y no ha vuelto a vérsele hasta el día de hoy a la entrada del juzgado donde 

La última gala es la más política y se vuelve a veces tan agresiva que pierde el tono cómico para convertirse en crítica.  

El caso de Felicity Haufman, el de Jeffrey Epstein, la baja presencia de nominados de color, lo largas que eran este año las películas y lo jóvenes que son las novias de Leo Dicaprio han sido el foco de algunas de las bromas. Respecto al estreno de Apple como productora audiovisual, Gervais ha señalado la controversia entre de tener fábricas esclavistas en China para luego hacer series como The Morning Show que hablan de honestidad y la dignidad, todo esto en la cara de Tim Cook, y la hipocresía de los actores que aún trabajando con este tipo de empresas se permiten lanzar discursos políticos en los speaches de aceptación. Es un gran alguien tenía que decirlo, no vale el postureo de las galas si luego no se actúa en consecuencia, si se quiere suscribir un posicionamiento político hay que reforzarlo con hechos. 

El monólogo no dejó a nadie indiferente, sobre todo a Tom Hanks que ya se ha convertido en el protagonista de todos los memes de la gala. 


El año que viene por estadística la presentadora será una mujer, si no repiten con Tina Fay y Amy Phoeler nos encantaría ver a Amy Schumer. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.